header

Roberto Sayavedra Soto

 

“Que el niño recurra al uso de números (símbolos) como consecuencia de satisfacer su necesidad, la de representar objetivamente el trabajo que realiza manual e intelectualmente cuando es un sujeto de poder (hacer cosas).”

 

Especialista en el manejo del conocimiento matemático, su propuesta de actividades cumple con el manejo de del uso del número, forma, espacio y medida. Su propuesta esta basada en el juego, retos y actividades de acompañamiento.

Estudió física en la UNAM. Durante 30 años ha dado asesorías; ha trabajado en CONACYT, en los consejos de ciencia de los estados de Querétaro, Tamaulipas, Tabasco y Sinaloa; con la SEP y las correspondientes secretarías de educación en los estados de Querétaro y Michoacán, en donde ha diseñado material didáctico, estrategias de estudio y manuales para la enseñanza de la ciencia. Con todo, también se ha dado tiempo para participar en la Sociedad Mexicana de Computación en la Educación; participa en la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica SOMEDICYT, y es integrante de la National Science Foundation de Estados Unidos.


Seguramente pocos se acordarán de la revista Chispa, pero quizá muchos si recuerden al personaje del Tío Bolita, que en sus páginas con ingenio y entusiasmo se encargaba de enseñar a los niños la ciencia de manera fácil, divertida e ingeniosa, y así los problemas, aparentemente complejos, se hacían sencillos. El secreto estaba en la manera de abordarlos, y el Tío Bolita siempre tuvo su caja llena de secretos, que hacían de la ciencia “cosa de niños”.


Este personaje tiene nombres y apellidos: Roberto Sayavedra Soto, que entre la enseñanza y la divulgación de la ciencia divide constantemente su labor. En más de treinta años su actividad ha sido la de actualizar a los profesores, que entusiastas, acuden a sus cursos.

  Podemos afirmar que el motor que lo mueve es el afán por enseñar y una inquietud de búsqueda, como lo dice el mismo lo dice: “Hubo un momento en la vida en el que tuve que decidir si me dedicaba a la investigación o a la educación. En la educación existe una actividad muy fuerte e interesante: la divulgación de la ciencia; de tal manera que no he hallado la raya que divida la educación formal de la no formal. Entonces para poder pensar en divulgación me puse a pensar en la educación formal”.

A ctualmente imparte clases en la Facultad de Ciencias de la UNAM; también es investigador de la educación en ciencia.